Barro, aire agua y calor con color. “Todo lo que no ve un ciego con sus manos no existe”, me dije una vez mientras tocaba una pieza de barro con las mías. La cerámica es otro canal para explorar mis trayectos creativos. Cada pieza está hecha enteramente a mano, con imperfecciones al tacto. Momentos disfrutados, orgánicamente, que se proporcionarán otros disfrutes a cada sorbo o a cada brote.

Irremediablemente, volveré a ella.