Patossa en #Autodefinides, de Afán de Plan

Afán de Plan es una agenda/blog del panorama cultural valenciano, con un tono fresco, divertido, inteligente y nada manido (gracias) que me ha incluido en una de sus secciones, #Autodefinides, cuyo el propósito es visibilizar trabajo y nombres de mujeres vinculadas con la cultura valenciana. La propuesta tiene su punto: desde que se inicia, la artista precedente hace tres preguntas a la siguiente, a modo de cadena, de manera que la entrevista nunca la realiza la misma persona. Además, cuenta con un pequeño relato, escrito por la mujer en cuestión, a modo biográfico y nada academicista (según solicitan explícitamente) sobre su trayectoria artística.

A mí siempre me cuesta mucho contarme, creo que porque estoy demasiado cerca, además de que conmigo muchas veces no me comunico a través de palabras, aun así este tipo de retos me parecen de lo más estimulante, me hacen reflexionarme y traducirme en forma de texto, que no es mi manera habitual de pensar.

Os dejo aquí la entrada. Hablo básicamente del juego incesante, de la mirada amplia y del tesoro pequeño. Hablo de la belleza que nos rodea. Y después respondo a tres preguntas difíciles que me propuso María Cárdenas, una crack que ahora está nominada a un Premio Max a mejor autoría revelación por su texto teatral “Síndrhomo”. Un lujo.

>> LINK: http://afandeplan.com/patossa-autodefinides/ <<

Captura de pantalla 2017-05-02 a les 19.43.00

La entrada, en castellano

PATOSSA: EL ARTE DE LOS PEQUEÑOS TESOROS

Mi pseudónimo es Patossa. En mi pueblo -Foios- soy la hija pequeña de Barrachina, el pintor. Nos mudamos allí cuando yo tenía 11 años. Recuerdo aquel traslado como algo traumático del todo, y, a pesar de que sólo tres estaciones de metro (el trenet, entonces) me separaban de mi adorado grupo de la escuela de Massamagrell, ya me convertí en una desarraigada. Fue entonces cuando me hice mayor, me bajó la regla y todo se complicó sobremanera. Yo no quería, pero sucedió.
Me llamo Patossa porque creo que el error forma parte intrínseca de mi proceso re-creativo. Lo que más me gusta es mirar e imaginar a partir de las cosas que veo.

Exposición colectiva de Dibuja y Pedalea

Un día, Karin, alma de Dibuja y Pedalea, nos envió un mail a unos cuantos ilustradores convocándonos para una exposición colectiva en El Diluvio Universal a propósito de la 2ª edición del Rueda, Festival Internacional de Cine Ciclista. Por supuesto, me puse a ello y le envié esta propuesta.
El pasado día 29 de septiembre fue la inauguración y pudimos disfrutar de un montón de imágenes estupendas sobre bicis y lápices, entre ilustradores majísimos y brillantes, amigos y curiosos.

Podéis visitar la exposición hasta el 20 de octubre en El Diluvio Universal, c/Guilleries 3 · BCN, además, las obras están a la venta.

Dibuja y pedalea
Expo Dibuja y Pedalea

Humanos, sed bienvenidos

Amfitrio

Chuang-tzu, el filósofo taoísta, escribió:

Cuando los gansos vuelan sobre el agua
y se reflejan en el agua,
los gansos no intentan proyectar su reflejo,
y el agua no tiene intención de retener su imagen.

Sed bienvenidos, humanos, a esta humilde web con vocación de lago, o de río, con vuestras hermosas alas sapiens sapiens. Sentíos en casa, cual gansos voladores. Podéis pasear este lugar en pijama, chaqué, vaqueros, o, sencillamente, desnudos de ropas. Es fácil.

Inaugurar una web es siempre emocionante, te visitan las mariposillas en el estómago, como cuando se espera a un amor en una tercera cita. No sólo contiene mis trabajos, aquí también residen secretamente mis procesos, los impulsos que me han llevado a hacer ese algo de ese modo y no de otro, los encuentros fortuitos con los elementos, las historias que éstos me han contado desde su silencio, las emociones que me han transitado al plasmarlos.

Finalmente, patossa.com ha dejado de tener una portada estática, ¡eureka! Y ha llegado cuando debía llegar, como las cosas que suceden en la vida, que va un poco a su antojo. Deseo profundamente que disfrutéis cada pequeño camino de este laberinto patosso que no necesita salidas. Podéis quedaros el tiempo que os apetezca, hay bebidas y algo de picar en el mueble bar, columpios, sofás, césped con música de chicharras y grillos, sombra de hojas de parra, brisa, mar y peces voladores. El baño está al fondo, a la derecha (es unisex). Usadlo, no es imprescindible consumición mínima.