Tras las reiteradas agresiones a la libertad de expresión, APIC (Associació Professional d’Il·lustradors de Catalunya) promueve una campaña contestataria. Y, claro, Patossa se suma. La pieza, con base fotográfica autorretrato de puños), está intervenida digitalmente.